holística

presentamos esta sección de la web, con un artículo de Felix Rodrigo Mora, que refleja perfectamente a que nos referimos con un pensamiento holístico del ser humano
MONODISCURSOS
La sociedad actual es una descomunal cacofonía demonodiscursos, mientras que por el lado de la concepción integral delindividuo y de la vida social reina el silencio. El sujeto medio, por logeneral, ambiciona ser un especialista antes que un ser humano, unacriatura mutilada antes que una persona, un fragmento antes que unatotalidad finita. Casi todos anhelan ser fracción y casi ningunocompletud.El peor de los monodiscursos es el economicista. En él lo humanose reduce a lo económico y la persona es sustituida por el “homooeconomicus”, un engendro y un monstruo. La socialdemocracia y elcapital financiero, que son lo mismo, coinciden en esta contundentenegación de lo humano. Los aquejados de la monomanía economicistano hablan de otra cosa que de dinero, sueldos, pensiones, crisiseconómica, luchas salariales (a las que otorgan una épica que no tienen y nunca podrán tener), explotación, neoliberalismo, supuestodesmantelamiento del Estado de bienestar, movilizaciones y asísucesivamente. Viven para el dinero y de ese modo se hacen sereslisiados, los más atrozmente impedidos de toda la inmensa legión de lostullidos de la modernidad.Son más burgueses que la misma burguesía, aunque dicen obraren nombre del proletariado. Por su actuación éste ha sido destruidocomo fuerza potencialmente antisistema, pues adorar el dinero esaburguesarse de la manera más consecuente posible.Luego está el monotema politicista, creado en la aciaga revoluciónfrancesa. Su fundamento es que todo tiene solución a través demedidas políticas y jurídicas (estatales), del hacer y deshacer de lospartidos, por lo que no es necesario nada más. Como se observa es unareligión laica que vino a sustituir a las fes de la etapa precedente. Elpoliticista medio, él y ella, es una criatura embrutecida y anulada porsu obsesión, tan adictiva como estéril, que de nada sabe y de nadaentiende, que consume luctuosamente su tiempo de vida en elactivismo, que posee una mente cerrada a la totalidad de lo humano yque suele terminar desentendiéndose de todo al cabo de unos años paraderrumbarse en su propia insustancialidad. En efecto, el politicismo nologra y no puede lograr, por su propia parcialidad, compromisosestables, más allá de quienes viven de la política.
El economicismo y politicismo crean sujetos de una calidadmínima, o nula. Destruir a la persona en particular y devastar laesencia concreta humana en general es la consecuencia lógica de estasgraves dolencias del espíritu. Tales sujetos son del todo incapaces parahacer revoluciones, de ahí que su existencia sea fomentada de milmodos por el poder constituido, por ejemplo, hiper-financiando a laizquierda desde el Estado y la banca.Aquel par de ismos niega los valores del espíritu y el componenteexistencial de la condición humana. En efecto, ni siquiera la sociedadmás perfecta en lo económico y político podrá, por sí misma, satisfacerlas necesidades espirituales del ser humano, colmar su primigeniaansia de verdad, convivencia, bien moral, sublimidad, grandeza demiras y virtud. No pueden, tampoco, dar respuesta a las cuestionescardinales de la finitud, la fugacidad de la vida, el paso del tiempo y lamuerte (que fueron asuntos de fondo en, por ejemplo, Horacio, el mejorpoeta de todos los tiempos), sin la cual no cabe existencia humanadigna de tal nombre.La división social del trabajo tiene como meta primera y principaldestruir al sujeto en tanto que persona, y no aumentar la productividaddel trabajo. Su finalidad consciente es la reducción de la persona aparte o porción de sí misma, cada día menor. Así el sistema dedominación impide se constituyan individuos aptos en general, que losean también para la acción exitosa contra él.Los monodiscursos son, por desgracia, muchos más. Tenemos eldel ecologismo, con su incapacidad para diferenciar al ser humano delos entes no-humanos, para comprender qué es la cultura, la historia,la espiritualidad, los valores, el arte, los problemas existenciales y todolo que es la persona, grupal e individual. El ecologismo es unzoologismo fomentado desde las facultades de biológicas y ambientales,una nueva manera de repudio de lo humano y autoodio, de mutilacióndel sujeto y trituración de la esencia concreta humana. Los problemasmedioambientales son terribles, en efecto, pero no pueden ser tratadospor un patético movimiento de especialistas en “salvar el planeta”dirigidos por la Universidad estatal-burguesa sino desde la acciónintegral de seres humanos integrales.Eso es aún más aciago cuando la o el ecologista pretende serprofesionales de la cosa, olvidando la advertencia de León Felipe sobreque “nuestro oficio no es nuestro destino”. La primera obligación detodo licenciado o licenciada en “ciencias ambientales” es romper con lo
que le han enseñado, ser insurgente contra sí mismo como experta oexperto, redescubrirse y reconstruirse como ser humano integral. Tenemos también a los especialistas en el monodiscurso sobre lacrítica de la tecnología y el antidesarrollismo, que ignoran que lareconstrucción de lo humano, con repudio de las especializacionesreductoras y por tanto aniquiladoras del sujeto, es la precondición deuna sociedad no tecnológica y no desarrollista. Únicamente individuosintegrales, que por eso mismo hayan multiplicado por mucho todas suscapacidades, como sujetos colectivos y como sujeto individuales,pueden emanciparse de la tiranía de la tecnología y de la enajenacióndel desarrollismo, el industrialismo y el consumismo.El monodiscurso feminista, uno de los más agresivos, pretendedegradar a las mujeres a una corporación de negocios dedicada a exigirsobre-protección y privilegios (discriminación positiva) mientras latotalidad de lo humano es repudiado bajo el pretexto de que las féminassólo han de ocuparse de sus asuntos, esto es, de ganar dinero, capturarbuenos empleos y medrar. Los seres mega-egotistas, embrutecidos yautistas que resultan de ahí, incapaces de vislumbrar lo humano, sonexpertos en su propia subhumanidad despeñándose en el feminicidio.Por eso el feminismo es la más letal forma de machismo de la historia.En el pasado fue abundante otro tipo de monodiscurso, hoyextinguido, el eticista. En él la dimensión social y política del serhumano desaparece, quedando sólo las normas éticas. Si en un sentidoesta monomanía tenía alguna razón al final la perdía casi por completo,pues la parte nunca puede definir el todo. La ética por sí sola no bastacomo no basta aisladamente la política, el ser humano se eleva yemancipa por el todo y desde él.Una derivación de eticismo es culpabilizar al sujeto común portoda clase de males, ciertos o imaginados, hoy tan en boga, a fin deconstruir una infra-persona encogida y a la defensiva, sin autoestima yde rodillas. El sujeto es acusado por los paniaguados del poder deracista, machista, patriarcal, islamófobo, colonialista y asísucesivamente. Así aquél es inculpado y el poder exculpado, de maneraque el sujeto es destruido y el Estado fortalecido. Tal es el ferozmonodiscurso de la culpabilización de las religiones políticas, dirigido adesmantelar ya del todo al sujeto en Occidente.Quienes viven para culpabilizar deben ser culpabilizados por ello.Y eso ha de hacerse en la plaza pública, pues no puede admitirse quesigan torturando y demoliendo a millones de personas con acusacionessin fundamento, sólo para servir más y mejor al dúo capital-Estado.

 

páxinas de interes

http://www.absolum.org/

http://free-news.org/htm/index.htm

Marcel Messing estudió antropología, filosofía y religión comparada. Es escritor, orador, profesor y un verdadero visionario. En esta fascinante entrevista con Bill Ryan, Marcel analiza y relaciona los problemas de la actualidad, los planes e intenciones de aquellos que dominan el planeta y nuestra naturaleza espiritual intrínseca.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=KAiq_JCrCyM&w=420&h=315]

 

One thought on “holística

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*