bandeiras falsas

Las Operaciones de Bandera Falsa son operaciones encubiertas conducidas por gobiernos, corporaciones y otras organizaciones, diseñadas para aparecer como si fueran llevadas a cabo por otras entidades.

El nombre se deriva del concepto militar de izar banderas falsas; esto quiere decir la bandera de un país diferente al propio. Los ataques terroristas, a menudo, son Operaciones de Bandera Falsa.

Ejemplos de estas Operaciones hay lo largo de toda la historia. El año 64, al parecer, Nerón incendió Roma, para luego echarle la culpa a los cristianos, e iniciar una persecusión contra ellos.

En 1891, el Gobierno de USA hizo explotar y hundir uno de sus acorazados en Cuba, para justificar la invasión a ese país, y una guerra contra España, para arrebatarle la supremacía.

En 1933, el canciller recientemente electo Adolf Hitler, mandó a incendiar el Edificio del Reichtag (Parlamento Alemán), para luego culpar a los Comunistas, declarar el estado de emergencia, y adquirir poderes dictatoriales.

En 1939, la Alemania Nazi fabrica evidencia de un «ataque polaco» en el Incidente Gleiwitz para movilizar a la opinión pública alemana, y justificar una guerra con Polonia. Esta, junto con otras Operaciones de Falsa Bandera de la Operación Himmler, movilizaron el apoyo de la población alemana para el inicio de la Segunda Guerra Mundial.

En 1954, comandos israelíes realizaron la «Operation Susannah», en la cual bienes egipcios, estadounidenses y británicos en Egipto fueron atacados, para evitar que los británicos sean desalojados del Canal de Suez, y mantengan el control en la zona.

En 1962, el Pentágono planeó la Operación Northwood, que consistía en la realización de una serie de actos de Terrorismo de Estado reales y simulados (como secuestros de aviones) en territorio de USA y Cuba, para echarle la culpa a la Cuba de Fidel Castro, y justificar una nueva intervención militar en la isla. Este plan —que era parte de la más amplia Operación Mangosta—, fue rechazado por el entonces presidente Kennedy, y no fue llevado a cabo.

Por esto, por oponerse también a la Guerra de Vietnam, y a otros muchas asuntos turbios de la Elite Global, Kennedy —el último Presidente honesto de los Estados Unidos—, fue asesinado en otra Operación de Falsa Bandera en 1963, culpándose del hecho a un «francotirador solitario».

En 1964, dos barcos estadounidenses informaron en dos ocasiones haber sido atacados por lanchas vietnamitas. En la segunda vez llegaron a decir que les fueron lanzados decenas de torpedos. Estos incidentes falsos fueron la excusa definitiva del Gobierno de USA para iniciar la Guerra de Vietnam.

En 1967, durante la Guerra de los Seis Días, aviones y torpederos israelíes atacaron al Liberty, un barco de inteligencia estadounidense, con el fin de hundir el barco y luego implicar a Egipto, para empujar a USA a luchar del lado de Israel. Sin embargo, fue una operación fallida.

En los años 70, los Servicios Secretos de Italia, en cooperación con organizaciones de Extrema Derecha, realizaron la «Estrategia de Tensión», en la cual se detonaron varias bombas, para luego atribuirlas a organizaciones de Extrema Izquierda, con el fin de desacreditar a los movimientos sociales y justificar la represión hacia éstos.

En 1982, el Ejército español planeó una Conspiración Golpista, que consistiría en una serie de acciones violentas contra personalidades progresistas, autonomistas y de izquierdas, para posteriormente culminar con una gran explosión en un bloque de viviendas militares de Madrid. De todo ello se culparía a ETA y a la ineficacia en la lucha contra el Terrorismo, para justificar la intervención militar. La Conspiración fue desmantelada y abortada, pero los principales medios de comunicación minimizaron la noticia, para no producir alarma social.

En 1990, el Gobierno de de George Bush I, ideó toda una empresa de marketing para convencer a la Opinión Pública de la necesidad de invadir Irak, como la historia falsa —con la que se consiguió engañar, incluso, a Amnistía Internacional— de que soldados iraquíes habían destruido una serie de incubadoras en un hospital, para sacar a los bebés y dejarlos morir afuera. Se vendió la guerra como una intervención elegante, rápida e indolora, y casi todos los periodistas occidentales colaboraron a ello.
En 1993, el FBI contrató a Ahmal Salem, un oficial egipcio de la armada, para que ejecutara el primer ataque terrorista a las Torres Gemelas, con el fin de justificar la aprobación de una Ley Antiterrorista. Se le pagó un millón de dólares y se le proporcionó el material para montar un camión con explosivos, con el fin de devastar los cimientos de la Torre Norte para derrumbarla sobre la Torre Sur, y matar así a miles de personas; pero no lo consiguió, y la Ley no fue aprobada.

En 1994, el Sionismo Internacional realizó otra Operación de Falsa Bandera en Argentina, estrellando una camioneta cargada con explosivos contra el Edificio de la AMIA (Asociación Mutual Israelita en Argentina), para culpar de ello al Gobierno de Irán como planificador, y al grupo islámico Hezbolá como ejecutor. El objetivo era usar este hecho para justificar un ataque militar contra Irán; pero las cosas no le salieron entonces, ni les han salido hasta ahora a los Sionistas, como lo planeaban.

En 1995, el Gobierno de USA organizó el, por entonces, peor atentado terrorista dentro de su territorio, al hacer detonar un camión bomba en un edificio de Oklahoma, matando a 168 personas, e hiriendo a otras 500. Se culpó falsamente del atentado a Timothy McVeigh, un veterano de la Primera Guerra del Golfo.

Pero, sin lugar a dudas la «Madre de Todas las Operaciones de Falsa Bandera», y que inició una Nueva Era de Terror para los Amos del Terror que quieren dominar el mundo, es la Operación 11-S, emparentada con otras Operaciones de los Terroristas Secretos que le siguieron, como el 11-M, en España (2004), y el 7-J, en Inglaterra (2005).

EL 11-S
El 11-S, fue una serie de Operaciones de Terrorismo de Bandera Falsa ejecutadas el 11 de Septiembre del 2001 en USA, para culpar a «fundamentalistas islámicos árabes», e iniciar una «Guerra Contra el Terrorismo» que justifique la intervención militar sobre países árabes e islámicos, y países no alineados con el Nuevo Orden Mundial, en general.

Una de las Operaciones se intentó en México, pero fue frustrada. En USA, 4 aviones comerciales fueron secuestrados, y reemplazados por dos Drones (aviones no tripulados, manejados a control remoto), de un tamaño y aspecto similar a los aviones originales; y dos misiles pequeños teledirigidos.

Los Drones fueron estrellados, cada uno, contra una de las Torres Gemelas de Nueva York. Estaban recubiertos de Uranio Empobrecido, lo que les permitió penetrar en las Torres como cuchillo caliente en un bloque de mantequilla. Cada una de las Torres, además, habían sido preparadas en los días previos con 10.000 explosivos de Nanotermita en el entretecho de cada piso, y una pequeña Bomba Termonuclear en la base, para provocar su implosión y Demolición Controladas, matando así a más de 2.600 personas.

El derrumbe de las Torres —explicado luego como consecuencia del estrellamiento de los aviones, y el incendio posterior—, se hizo, simplemente, para aumentar la espectacularidad de los atentados, y provocar un shock mayor en las personas; sobre todo porque el derrumbe de la segunda Torre fue transmitido en vivo y en directo para todo el mundo.

En cuanto a los misiles, uno fue dirigido contra el Pentágono, y el otro fue estrellado en el suelo de Shankville (Pensilvania), para contarle luego al público la historia de que los pasajeros del avión habían luchado heroicamente contra los «terroristas árabes». Mientras tanto, los verdaderos aviones posiblemente fueron desviados a Bases Militares, donde se habría dado muerte a todos sus ocupantes, salvo a los Agentes encubiertos que participaban en la Operación.

LA GUERRA TERRORISTA

Tras esta Operación de Falsa Bandera, los Terroristas Secretos, culparon a Al-Qaeda, una red terrorista que en realidad está controlada por ellos, y presentaron un «Eje del Mal», una lista de países a ser atacados en el futuro por «apoyar a Al-Qaeda». El primer país en ser atacado fue Afganistán (2001), seguido de Irak (2003).

A partir de entonces, sin embargo, los Terroristas Secretos se han visto empantanados en sus intentos por avanzar en su Hoja de Ruta, y atacar Irán, el siguiente en la lista. Mientras tanto, la gente en USA y el mundo, está despertando ante sus maquinaciones, y retirándoles el apoyo para sus Guerras Terroristas, así que han estado cambiando de táctica para actuar de modo más encubierto.

Por ejemplo, el 2011, lograron derrocar el Gobierno de Libia (otro país en su lista de ataques), implicando a la OTAN, y a «Rebeldes» y «Luchadores por la Libertad», que no son otra cosa que miembros de Al-Qaeda, los supuestos enemigos de Occidente. Para compensar esta esquizofrenia, se realizó la Operación Psicológica «Muerte de Bin Laden», en la que se fingió el asesinato del fundador y líder de esta organización, que en realidad había muerto de problemas renales en Diciembre del 2001.

One thought on “bandeiras falsas

  1. Goodbye and hello at exact same time. I used to be trying so you can get into an additional sheet when I observed yours. Wich appears seriously exclusive. Is this the sole web page you’ve? You must be creator and administrator of several with this kind of beneficial subjects and discutions. Actually. I am aware many people that is generating a located just by developing and administrating excellent web websites like this 1. Satisfy, think of it… The moment once again… see you after my pal!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*